viernes, 11 de marzo de 2011

Riña de gatos. Madrid 1936 (Eduardo Mendoza).

Hay "best sellers" como Sé lo que estás pensando, que Dios confunda, y "best sellers" que sólo acreditan un hecho: son libros que se han vendido mucho. Riña de gatos pertenece a esta segunda categoría.
Eduardo Mendoza ha construido un libro muy entretenido, con todos los ingredientes necesarios para hacer de él un éxito editorial. Primero y fundamental, ganar el Premio Planeta, con lo que ya se encarga la editorial de una promoción brutal para recuperar los 600.000 euros del premio. Segundo, un argumento que toca la fibra de todos los españoles: las semanas anteriores a la Guerra Civil. Tercero, intriga, amor, humor, aventuras. Y cuarto, y fundamental en estos tiempos, historia ficción (¡y un cuadro!).
Seguro que no es la mejor obra de Mendoza, pero, como decía, garantiza entretenimiento y diversión, al tiempo que ofrece una visión desdramatizada (lo que es más que notable tratándose de esos acontecimientos) de uno de los momentos más trágicos de la historia de España.
Aparecen en la novela personajes históricos por todos conocidos, y a todos, a toro pasado, los caracteriza de manera soberbia. Igualmente, consigue hilar con maestría y sencillez, las razones históricas de lo que habría de suceder después, reduciendo algunas de las más profundas al absurdo valleinclanesco.
Apuntes de la vida de la época en una ciudad que Mendoza no conoce tan bien como Barcelona, pero que sabe tratar con honradez, acertando al dar a la obra un tono castizo y populachero que contribuye a acercar los hechos al lector, y a dar un lustre de cotidianidad a los extraordinarios hechos históricos que relata.
Esta vez Planeta ha acertado. Bien por Mendoza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada