martes, 19 de febrero de 2013

Casa de verano con piscina (Herman Koch).


Resulta que Casa de verano con piscina es la tercera obra de una trilogía de Herman Koch sobre la burguesía europea. La cena fue la segunda, y la primera, increíblemente, no se ha traducido ni publicado en España.

En esta novela, como parece ser que ocurre en las anteriores, se plantea al lector el dilema moral de posicionarse ante una situación límite cuyas alternativas son la venganza, el conformismo o, como mandan los cánones, acudir a la veleidosa justicia.

Es difícil hacer una recensión de la obra sin desentrañar sus claves ni anticipar su desenlace, por lo que no lo vamos a hacer. Sí diremos que trata de las relaciones humanas con sus miserias, que son muchas. Relaciones familiares, en las que muestra la difícil situación paterna frente a unas hijas respecto de las cuales el protagonista se resiste a que se hagan mayores; relaciones conyugales, con episodios de infidelidad gratuita; y relaciones extra familiares, muchas veces forzadas por las circunstancias de la vida y lejos de la amistad, sentimiento casi siempre ajeno a estos “conocimientos” incidentales que se forjan en la edad adulta. También, y quizás sin proponérselo, se pone en evidencia la dificultad de simultanear los papeles de víctima, juez y verdugo, especialmente el segundo de ellos, que requiere de una labor objetiva, meditada y más pausada de lo que la venganza exige. En este sentido, no puede evitar el autor adoptar la posición moral de la que intenta escapar y que plantea como desafío al lector; la sorprendente evolución del argumento le aboca a ello.

La novela está bien escrita y es muy recomendable. Cada una de sus 352 páginas merece la pena, y a pesar de esa extensión, que en muchas buenas obras se nos viene haciendo ya excesiva por lo innecesaria, el ritmo narrativo incita a una rápida lectura. El médico protagonista está muy bien definido, tanto que no genera ninguna simpatía en el lector, como tampoco la suscita la mayoría de los personajes que aparecen en ella, a los que sólo se puede tolerar desde el cinismo que impregna toda la novela y si no se entra en valoraciones sobre su personalidad, su forma de ser o de comportarse.

En fin, como la vida misma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada